Devolver el latido, una misión de todos

En la calle o en el trabajo, cualquier persona puede intervenir en una parada cardiorrespiratoria. Pero en España aún nos queda mucho por aprender. Cada año se producen en nuestro país 30.000 muertes por este trastorno. La cifra podría reducirse, y mucho, si hubiera más concienciación y el número de desfibriladores por habitante fuera mayor.

Ver noticia completa…