La presión arterial sistólica alta aumenta el riesgo de hemorragia cerebral, y la diastólica el de aneurisma

Un estudio contradice la hipótesis generalizada de que ambos índices guardan relación con la aparición de las mismas enfermedades cardiovasculares.

Ver noticia completa…