“A día de hoy Mimocardio es mucho más que una palabra bonita”

Los estudios de prevención secundaria como el Euroaspire IV siguen mostrando que si bien cada vez son más los pacientes con fármacos prescritos según las guías tras un evento cardiaco, ello no se traduce en mejores objetivos de prevención secundaria. Es decir, un 80% de los pacientes que han sufrido un infarto toma estatinas, betabloqueantes, Iecas, etc., pero solo el 30% tiene LDL en objetivos, la mitad sigue fumando y un 30% son obesos. ¿Cómo es posible? ¿Falta información sobre la enfermedad cardiovascular? No parece, pues nunca ha sido tan fácil el acceso a la misma. Probablemente lo que sigue fallando es la comunicación de dicha información al paciente y la implicación de los pacientes en su autocuidado.

Ver noticia completa…