¡Malditos prospectos!

No cabe duda de que los prospectos son obligatorios por norma y por eso necesarios. Da la impresión de que solo por eso. Algunas ventajas tendrán, quizá. Pero ¿en cuántos casos contribuyen a mejorar la calidad de los tratamientos? ¿No tenéis la sensación de que en la mayoría de los casos la empeoran?

Ver noticia completa…