El caso es comer

No son muchos los cardiólogos que dedican tiempo a aconsejar a sus pacientes cardiópatas sobre la alimentación. Creen que sus responsabilidades son mucho más importantes. Y que para esos menesteres hay otros profesionales de menor categoría que tienen más tiempo que perder en esas minucias. Que además consideran como tiempo perdido, pues están convencidos de que raro es el paciente que cumple las indicaciones dietéticas.

Ver noticia completa…